🐕

Era Rusa y se llamaba Laika

 
¡Hola!
¿Verdad que cuando fuimos al Museo de la Cosmonáutica en Moscú no vimos nada de Laika?
Quizás es que no lo recuerdo.
Mi mente está negada a aceptar ese hecho.
La veo ahí sentada con su traje de astronauta sin expectativas por el futuro que no le espera.
¿Qué será esa bola de color?, canta la de Mecano.
¿Qué será esa ola de calor?, cantaría la perrita.
¡Lo siento mucho, Laika!
Y es que es inevitable que piense en ella algunas noches cuando me voy a dormir.
Te lo juro. Es casi un Leiv Motiv de mis pesadillas.
Atrocidades, Laika.
Traición, Laika.
Vacío, Laika
Sobre todo, y como es lógico, se me aparece en las noches en que he leído una noticia acerca de algún acontecimiento espacial (que por más que no me interese, no me he podido resistir de leer y gastar mi tiempo en algo que hasta desprecio).
Pero la vida, que puede ser maravillosa, me ha regalado (hace unos meses ya) a otros personajes para mis pesadillas y a otros villanos a los que odiar por su descaro.
Ya puedo tirar a la basura el drama de Laika.
Mis nuevos protagonistas encajan mejor, qué digo, a la perfección en la era digital.
De hecho, son ideales para Instagram.
El 11 de abril de 2019, la nave espacial Bereshit (los periódicos anglosajones prefieren escribir Beresheet) se estrelló en la superficie lunar cuando intentaba aterrizar.
La noticia que me llamó la atención, comenzaba, "Grandes sueños para una pequeña nación. Primera nave que se estrella en la luna en 48 años".
Es que al parecer, en la carrera espacial de Rusia y Estados Unidos, entre 1959 y 1971 se estrellaron algo así como 15 naves, unas llamadas Luna y otras Rangers, tanto accidental como intencionalmente.
Por cierto, ¿adivinas de quién eran los Rangers, no?
Todas estas colisiones no se cobraron ninguna vida humana porque eran robots, incluyendo a Bereshit, que no llevaban tripulación.
La compañía privada Israelí, SpaceIL, dueña de la primera nave robótica que en 48 años deja sus escombros en la faz de la luna, dijo que no sabían si el cargamento no humano había sobrevivido.
Muestras de ADN, un DVD con treinta millones de mini páginas digitalizadas con información de nuestra sociedad y cultura (¿contarían lo de Laika?) y al menos 1000 tardígrados, formaban parte del cargamento. Todo recubierto con una especie de ámbar para que cuando Elon Musk se lo encuentre piense que es un fósil.
Ya sabes que mi verdadera preocupación son los animales. Que este correo, que suele ser corto, ya se alarga demasiado.
Pero, por más que busqué, no encontré respuestas a mis preguntas.
¿Las muestras de ADN contenían solo hisopos con saliva ultra ortodoxa?
¿Quieren llevarse hasta la luna el conflicto israelí-palestino y también incluyeron saliva de Gaza?
¿Por qué no han compartido en la red el contenido de la biblioteca lunar para ver qué nos parece a los protagonistas?
¿Un DVD? Seguro es el mejor medio para almacenar la información. ¿Por qué nadie explica por qué?
Si los tardígrados son los únicos animales capaces de sobrevivir cualquier catástrofe que ocurra en nuestro planeta, ¿por qué carajo los enviaron también a la luna?
¿Será porque 500 millones de años viviendo en la tierra es mucho?
En la foto de abajo no se ve, pero tienen dos ojitos y cada uno es una célula.
Su casa es el agua, aunque más bien están en los charcos y musgo húmedo.
En Galicia debe haber billones.
Soportan temperaturas de -200 y 150 grados centígrados. En situaciones extremas, se deshidratan y se transforman en unas bolas quedándose inertes en el tiempo hasta que se puedan volver a hidratar.
Pero eso no quiere decir que les guste pasar por esos extremos. Ellos prefieren vivir normal, sin sobresaltos.
¿Te interesa la fotografía microscópica?
Hay todo un mundo que conocer.
Bona nit, tardígrados lunares.
Bereshit.
 
 
Foto de un tardígrado caminando en el agua.
Foto de un tardígrado caminando en el agua.